Práctica de campo a la cuenca hidrográfica de la quebrada Agua Dulce, Yaguará, Huila

El miércoles 16 de noviembre de 2022 estudiantes de la V Cohorte del Doctorado en Educación y Cultura Ambiental –DECA- de la Universidad Surcolombiana, acompañados por el docente investigador Alfredo Olaya Amaya, realizaron un recorrido por la cuenca hidrográfica quebrada Agua Dulce del municipio de Yaguará, Huila.

Práctica de campo a la cuenca hidrográfica de la quebrada Agua Dulce, Yaguará, Huila

Esta estrategia pedagógica se desarrolló en el marco del Seminario El ordenamiento de cuencas hidrográficas como espacio para la participación y la formación ambiental, orientado por el doctor Alfredo Olaya Amaya. El objetivo fue reconocer que la cuenca hidrográfica es un escenario natural, económico y social, con fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas que pueden orientar la formulación y la ejecución de proyectos de capacitación, participación y construcción de cultura ambiental, con diferentes sujetos sociales, institucionales y académicos.

El profesor Olaya señaló que, como resultado de las observaciones y discusiones que se realizaron durante el recorrido, los estudiantes formularán un programa original y creativo de educación ambiental para la cuenca hidrográfica de la quebrada Agua Dulce que contribuya a la solución de sus principales problemas y al aprovechamiento sostenible de sus principales potencialidades.

La docente Diana Marcela Leal Díaz, estudiante de la V Cohorte del DECA señaló que en la visita a la quebrada Agua Dulce “encontramos grandes potencialidades como su biodiversidad en flora y fauna, sus terrenos aptos para la producción de árboles maderables, la existencia de una reserva en la Finca San Pedro para proteger el recurso hídrico del que se abastece la cabecera municipal de Yagurá, entre otras; y algunas situaciones preocupantes como la contaminación hídrica en las áreas urbanas y rurales por vertimientos y por la inadecuada disposición de residuos sólidos y el deterioro de la infraestructura vial y turística, por mencionar algunas”.

Por su parte, la estudiante Yudi Viviana Mora Alfaro aseguró que las salidas de campo “potencializan las actitudes a través de la pedagogía para la identificación de problemas ambientales como oportunidad de mejora para analizar las transformaciones en saberes y prácticas, generando procesos de reflexión y autoevaluación de las acciones realizadas por el ser humano. Asimismo, permiten reconocer el valor ecosistémico de los territorios desde el contexto social, económico y ambiental para mejorar el trabajo desde el yo colectivo a partir de la interdisciplinariedad y la transdiciplininariedad”.

El doctor Nelson Ernesto López Jiménez, coordinador del DECA, considera que las salidas de campo “son la impronta característica del plan de formación del doctorado, desde la cual se confronta la teoría con la práctica, el campo de problemas con el campo de conocimientos, que permite articular procesos de formación, producción, apropiación social y circulación del conocimiento.”

Imágenes en este artículo