Opinión: La Maestría en Educación de la Usco

Más que un post-grado acreditado de alta calidad, es un programa que ha marcado una importante ruta en todo lo referente a educación, y ha generado un positivo impacto frente a los nuevos desafíos que están imponiendo la economía del saber y las industrias de la inteligencia.

Por: José Eliseo Baicué Peña

Opinión: La Maestría en Educación de la Usco

Son 15 años contribuyendo a la cualificación del talento humano y, por ende, al desarrollo social de la región Surcolombiana. Desde su creación en el año 2007, la Maestría en Educación ha tenido clara su misión, caracterizada por la solvencia en conocimientos disciplinarios, interdisciplinarios y transdisciplinarios, soportados en investigación, en aras de contribuir a la solución de las problemáticas de la comunidad. 

Sus variadas líneas de investigación permiten profundizar en diversos enfoques pedagógicos y didácticos, pasando por las Tics y los procesos de aprendizaje, evaluación, gestión, calidad de la educación superior y flexibilidad curricular, entre otras. 

Además, de una pléyade de docentes altamente reconocidos y experimentados, este programa goza de gran prestigio dentro y fuera de la Usco, extendido por sus 319 graduados y los 98 estudiantes con los que cuenta hoy.

Todo este logro, hay que decirlo, se debe al liderazgo y tesón del profesor Nelson Ernesto López Jiménez, quien, con el decidido apoyo de las diferentes administraciones, ha logrado llevar esta apuesta educativa a los más altos niveles de calidad, y convertir esta maestría en el único postgrado que goza de acreditación en la Universidad Surcolombiana.

Ha sido un satisfactorio camino recorrido soportado en bases sólidas que en palabras de Edgar Morín se traducen en ver la educación como un proceso sistemático, dinámico y cíclico, que establece la proporcionalidad de los saberes, y donde sostiene que es preciso estar continuamente aprendiendo, pues, todos somos ignorantes. 

Desde Peter Drucker, con su alusión a la sociedad del conocimiento, hasta esta cuarta revolución a la que asiste el mundo moderno, la educación se ha mantenido y fortalecido como un eje transversal que dinamiza todos los procesos desde la base de la información y el Big Data.

El camino está señalado. El mundo avanza hacia una transformación social, cultural y económica suscrita por el uso de la inteligencia artificial, el internet de las cosas y el desarrollo de sistemas. 

Es un hecho inminente que se incorpora poco a poco y que ya está exigiendo a la educación superior una profunda reflexión y toma de acciones afines con sus propósitos misionales. Y esta maestría es parte de las respuestas a esas exigencias.   

Que vengan más logros para esta maestría y muchas felicitaciones al profesor Nelson, al coordinador Jairo Silva Quiza, a Wilson Perdomo, y a todo el equipo administrativo y académico del grupo PACA de la Usco.